Belle époque, el protagonismo de la mujer en la historia

LA BELLE ÉPOQUE: CONTEXTO HISTÓRICO E INFLUENCIAS EN LA ACTUALIDAD

Su nombre se corresponde con el período histórico y social llamado “tiempos felices”, caracterizado por una época de bienestar económico. Tiene su inicio en la ultima década del siglo XIX en Francia, y finaliza con el inicio de la Primera Guerra Mundial en 1914. En la Belle Époque se veneraba la belleza y el lujo, pero además tuvieron especial importancia diferentes corrientes artísticas como el realismo, y novedosas teorías psicológicas como el  psicoanálisis y el positivismo entre otras.

París estaba pasando una de las épocas más brillantes de su historia. Es importante resaltar como La Belle Époque se centraba  principalmente en dotar de protagonismo a la mujer. Se representa a la mujer de una manera romántica, centrada en su condición femenina y adquiriendo todo tipo de poses seductoras y coquetas. Pero además, éstas mujeres son impulsivas, emprendedoras y pioneras en la lucha por la igualdad de sexos. 

¿Cómo influyó esto en la moda? En esta época de transición entre siglos, y en el periodo de la Belle Époque  en concreto, la mujer cambia drásticamente su forma de vestir, se utilizan corsés para realzar la silueta, faldas largas complementadas con mangas abollonadas; vestidos ornamentados con bordados de cordoncillo, abalorios, lentejuelas, encaje fino, terciopelo, tela chiné y, los populares drapeados. En 1890 las faldas empiezan a perder volumen con el diseñador Charles Frederick Worth, y con él aparecen las primeras sastrerías y la aparición de la profesión de diseñador tal y como la conocemos hoy en día.

Taller de alta costura de Charles Frederick Worth. París, 1907
Taller de alta costura de Charles Frederick Worth. París, 1907. Jacques Boyer / Roger-Viollet.

En cuanto a los accesorios, los que más destacan son los tocados con plumas, los sombreros, capelinas, pamelas de paja con maxi lazos, y flores joya. Las mujeres lucían sombreros imposibles de la mano de Carolina Reboux, Lewis y Legroux y como protagonista principal destaca Paul Poiret, que  revolucionó el mundo de la moda contribuyendo a la liberación de la mujer. Pensaba que las “verdadera personas elegantes” son aquellas que “inventan modas, las crean, no los que las siguen”

Hoy en día, rescatamos la profesión de sombrerero que cada día vuelve a estar más de moda con diseñadores como Betto García.  Actualmente ha lanzado su primera colección de tocados en solitario. Un homenaje a las mujeres que han confiado en él a lo largo de su carrera y le han hecho desarrollar su creatividad. Después de colaborar con Juan Vidal o Palomo Spain, la colección del sombrerista Betto García, además de homenajear a las mujeres de su vida, está inspirada en los traumas y miedos que sufrió durante su adolescencia.

“Quiero devolver al sombrero su tradicional protagonismo. Hay sociedades y épocas de la historia en la que ha sido fundamental para la interacción social. Hoy quiero llevarlo a otro nivel: que quien luzca una de mis creaciones se empodere, supere miedos y prejuicios, que se llene de fortaleza y seguridad”, afirma Betto García.

Sombreros belle époque siglo XXI
Fotografía de Marc Mayor

El maquillaje también cobró un gran protagonismo en la Belle Époque. Con tonos que adquirieron mucho éxito como el negro, blanco, nude, o el plateado, seguidos de los tonos lilas y rosas. Encontramos maquillaje de rostros pálidos con aspecto vampírico, miradas intensas en tonos oscuros como el burdeos, y labios nude para el día, y oscuros por la noche. El look fue impuesto de la mano de actrices y cantantes de la época como Lily Elsie, Gladys Cooper y Aida Overton Walker, conocida como “The Queen of the Cakewalk”, una actriz, cantante, performance y bailarina afroamericana.

Miss Lily Elsie
Vía culturainquiera.com

La Belle Époque trataba de superar todos los obstáculos de la vida cotidiana de las mujeres, sin por ello renunciar a una belleza intocable. Conoce más sobre la historia del maquillaje en este artículo.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email