Fotografía de moda durante la segunda mitad del siglo XX

La historia de la fotografía de moda

Hace unos días os contábamos cómo nació la fotografía de moda y de qué manera creció muy vinculada al arte hasta la década de 1950. Hoy continuamos con este viaje por la historia de la fotografía de moda analizando los diferentes estilos y profesionales de la segunda mitad de siglo.

1960

La década de 1960 es concebida como una época de cambios, de renovación. El fin de las tensiones entre EEUU y la URSS trae consigo ansias de libertad, especialmente por parte de los jóvenes que buscan una ruptura total con lo tradicional de años anteriores. Se proclama la guerra al sujetador, aparecen los escotes de vértigo y las transparencias en prendas con imposibles formas geométricas y colores que se inspiran en los pintores abstractos y la cultura del pop art.

En estos años Yves Saint Laurent abandona la casa Dior para seguir su camino de forma independiente y André Curraeaes, discípulo de Balenciaga, comienza a diseñar faldas con un corte de un palmo sobre la rodilla. Por su parte, Paco Rabanne revoluciona el mundo de la moda con el uso de todo tipo de materiales transgresores, desde plásticos a cotas de malla pasando por metales y telas metalizadas. Fue él quien incluyó por primera vez en la pasarela modelos de color y la música que ahora acompaña a los desfiles.

[slideshow_deploy id=’13470′]

La juventud de David Bailey y sus orígenes obreros hicieron de él una persona verdaderamente rompedora con las ideas conservadoras. Antes de dedicarse a la fotografía de moda había trabajado como periodista, por lo que su estilo destaca por ser directo y tener claras influencias del fotorreportaje. Intenta que su personalidad quede reflejada en todas y cada una de sus imágenes, estableciendo una fuerte conexión con las modelos, a las que considera sus musas.

Reconocemos las fotografías de William Klein por su marcado carácter irónico. Este surge de la combinación de las refinadas y artificiales modelos características de los años 50, con poses y actitudes espontáneas. En sus trabajos incluye espejos, cristales y otros elementos para crear sensación de multiplicidad y distorsión.

[slideshow_deploy id=’13462′]

Bert Stern busca el impacto inmediato, mientras que Hiro nos cuenta una historia. Bob Richardson por su parte apuesta por una fotografía reivindicativa, abordando temas como la liberalización del cuerpo y la revolución sexual que tanto defendía el movimiento hippy.

1970

Los inicios de la década de 1970 se caracterizaron por un gran aumento del consumo como consecuencia de la prosperidad económica y social. No obstante, la crisis del petróleo trajo consigo grandes problemas de paro e inflación. Los jóvenes abandonaron los movimientos reivindicativos para dedicarse a los estudios o a buscar trabajo, conscientes de la situación que estaban viviendo.

La moda optó por volver a los diseños románticos de épocas anteriores. Lo que sí evolucionaron fueron los tejidos, que cada vez se buscaban más suaves y ligeros. El jean se consolidó como prenda estrella, ya que podía ser utilizada en cualquier momento del día, tanto por mujeres como por hombres de cualquier estrato social. La moda se consolidó como un valioso negocio cuyas ventas pertenecían en un 80% al pret-à-porter.

[slideshow_deploy id=’13479′]

La fotografía de Guy Bourdin está muy cerca del surrealismo de Man Ray. El artista no deja espacio a la espontaneidad, todas sus trabajos están previamente planificados al detalle. Cuida mucho la iluminación y la composición, incluso si puede elige personalmente los diseños que han de llevar los modelos.

Helmut Newton plasma la realidad en sus trabajos de una forma mucho más cruda. Estas fotografías son agresivas y en ocasiones desagradables, el erotismo presente llega a rozar la vulgaridad. Chris Von Wangenheim por el contrario prefiere tratar la sensualidad desde el buen gusto, con imágenes llenas de morbo y elegancia a partes iguales.

Dos profesionales igualmente importantes son Sarah Moon  y Deborah Turbeville. Para ambas fotógrafas la soledad es un tema recurrente. Mientras que la primera prefiere la figura única de la modelo, Turbeville presenta distintas mujeres cercanas en distancia física pero alejadas en emocional.

Fotografía de moda: Deborah Turbeville
Deborah Turbeville

1980

En términos generales, a lo largo del siglo XX se han ido intercalando décadas de sobriedad con otras más revolucionarias. Ante la austeridad de los años 70, la nueva etapa se presenta inconformista y rebelde.  En  Europa la caída del Muro de Berlín y la democratización liberal de los países de la antigua Unión Soviética son los acontecimientos más relevantes del momento.

Francia continua siendo el referente internacional de la Alta Costura femenina, mientras que Italia se impone como reina de la moda para hombre. La vestimenta de la mujer se masculiniza, primero con el uso de la corbata y después con las famosas hombreras que tanto marcaron la moda ochentera.

La finalidad puramente comercial de la fotografía de moda de Bruce Weber se relega a un segundo plano. Podemos decir que intenta realizar una “publicitad indirecta” para la que prefiere la luz natural de los exteriores, al contrario que la mayor parte de los fotógrafos que se sienten más cómodos trabajando en el estudio. Abandona los modelos delicados para presentar a un hombre más rudo, con un aspecto más descuidado que podemos ver en barbas incipientes o despeinados. Fue

Fotografía de moda: Bruce Weber
Bruce Weber

Los trabajos de Denis Piel son una inmersión a la psicología de las modelos, como él mismo decía “para conseguir la fotografía perfecta es necesario entrar en íntimo vínculo con el sujeto y dar la misma importancia al efecto visual y al emotivo”.

Estos últimos profesionales se acercan mucho a la fotografía de moda tal y como la conocemos en la actualidad, ¿qué te parecen sus trabajos?

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Estudiar fotografía