7 Consejos para fotografiar interiores cuando falla la luz

Pequeños trucos para el gran dilema de la luz a la hora de fotografiar interiores

Algo que todos los apasionados de la fotografía sabemos, ya seamos aficionados principiantes o reputados profesionales, es que la luz es uno de los elementos que más nos pueden complicar el trabajo. Nos damos cuenta de ello tarde o temprano, y a pesar de los recursos que nos brinda la experiencia, es necesario tener en cuenta ciertos factores técnicos que nos ayudan a controlar la a veces indomable iluminación, sobretodo a la hora de fotografiar interiores.

El reto mayor se nos plantea cuando tenemos que manejarla en espacios interiores donde la luz natural es insuficiente. A la hora de fotografiar interiores, lo recomendable es siempre sacar el mayor partido a esa luz natural, aunque sea escasa. Para ello, intentaremos siempre acercarnos a estas fuentes lumínicas, por ejemplo a las ventanas o las cristaleras.

Para ganar luz, un buen consejo es ampliar la apertura del diafragma, permitiendo así que una mayor cantidad de luz llegue al sensor de la máquina fotográfica. El valor f/ en el que se mide debe ser bajo, ya que la proporción es inversa; a mayor valor, menor cantidad de luz penetra por el objetivo.

También podemos disminuir la velocidad de obturación. En este caso es imprescindible el uso de un trípode, ya que de esta forma nos aseguramos  que la cámara permanece totalmente estática durante todo el tiempo que se tarde en tomar la fotografía de interiores.

Debemos tener cuidado con el ISO. Podríamos apoyarnos en valores elevados para iluminar la imagen, pero a cambio renunciaríamos a su calidad, ya que el ruido se apoderaría de nuestro trabajo comprometiendo el resultado deseado.

Fotografiar interiores cuando falla la luz, ejemplo de José Salto
José Salto

Si con todo ello no logramos la luminosidad que buscamos, echaremos mano de fuentes artificiales de luz. Pero ojo con el flash, es un arma de doble filo. Si no tenemos demasiado dominio de la iluminación puede jugarnos una mala pasada, especialmente aquellos que vienen incorporados a nuestra cámara fotográfica. Con este tipo de flash conseguimos una luz dura con una potencia muy limitada, por lo que sólo sería válido para iluminar el primer plano de una composición. Además, puede crear sombras y reflejos indeseados.

La mejor alternativa para fotografiar interiores es hacer uso del flash compacto con cabezal oscilatorio. Este tipo de flash hace posible el rebote en el techo o en las paredes del interior a fotografiar, logrando una iluminación más difusa y de aspecto final mucho más realista.

Uno de los principales problemas que surgen en estos casos es la diferencia entre la luz natural y la artificial. Es importante equilibrarla, ya que de lo contrario nos podemos encontrar, por ejemplo, con zonas en las que predominan luces anaranjadas frente a otras en las que adquieren un matiz más azulado. Para ello contamos con la ayuda del balance de blancos, que regula la temperatura de color y dota a la fotografía de un aspecto homogéneo. En el caso de disparar en RAW, este paso no será necesario, ya que en el posprocesado podemos modificar fácilmente estos parámetros.

¡Que la iluminación no se convierta en un rompecabezas! Piérdele el miedo y aprende a disfrutar a la hora de fotografiar interiores.

Fotografiar interiores cuando falla la luz, ejemplo de José Salto
José Salto

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Estudiar fotografía