La importancia de las acciones en postproducción

La magia de la postproducción fotográfica

Podemos decir que la producción gráfica es el proceso mediante el cual se crea una fotografía, desde la primera idea que surge en la mente del artista, hasta su publicación. La postproducción sería entonces la etapa final, aquella en la que se da forma al producto que después mostraremos al público.

Esta fase es esencial, pero poco podemos hacer si el material con el que contamos no tiene la suficiente calidad para poder trabajar con él. Como ya hemos afirmado muchas veces: la clave de todo el proceso fotográfico está en una cuidada planificación. Con la postproducción podemos hacer verdadera magia, pero siempre partiendo de imágenes que tienen potencial.

Para poder sacarle el mayor partido a nuestras fotografías, es vital disparar en RAW. Este formato nos permitirá contar con la totalidad de la información gracias a archivos que, si bien tienen un tamaño superior al famoso JPG, nos garantizan no perder ni un mínimo de calidad en el proceso de retoque y edición.

Postproducción digital
Paco Farero

El objetivo por tanto es hacerlas aún mejores, corrigiendo ciertos fallos y detalles o potenciando elementos que están ahí pero no tienen todo el protagonismo que a nuestros ojos merecen. Hablamos de elementos como la iluminación, o muy especialmente el color. La gestión del color es fundamental en fotografía, ya que es una de las variables que determinan el aspecto visual de la imagen.

Con tonalidades diferentes de color conseguimos despertar en el espectador emociones muy distintas. Hay que tener muy claro lo que queremos transmitir con cada fotografía, y apoyarnos para conseguirlo en el color. Los tonos fríos trasladan cierta sensación de soledad, pero también delicadeza, fuerza o calma; mientras que los cálidos nos llevan más por el camino del movimiento y la energía.

La postproducción también nos servirá para realizar otros ajustes estéticos como silueteados, montajes, enfoques y desenfoques… nos dará la oportunidad de suavizar o incluso eliminar elementos que nos “estorban”, que no tienen por qué estar ahí porque perjudican nuestro proyecto. Se trabajarán las texturas y se estudiará el tratamiento que queremos darle a cada pieza de nuestro puzle particular. La unidad resultante tendrá así la coherencia que buscamos.

Postproducción digital
Paco Farero

A través de todo este procedimiento conseguiremos trasladar al receptor el mensaje que queremos, aquello que nosotros mismos experimentamos en el momento de pulsar el disparador de nuestra cámara. La postproducción es el cierre de todo el trabajo y por lo tanto nunca la debemos descuidar, si bien es cierto que hay errores que es mucho más rápido y sencillo solucionar in situ.

El mundo de la postproducción es verdaderamente apasionante, por lo que si estás interesado te recomendamos profundizar en él con el Curso Superior Universitario de Postproducción Digital de Workshop Experience. En él podrás aprender de la mano de los mejores, con un método dinámico y muy práctico, los secretos de esta profesión y las herramientas básicas para desarrollarla.

Te esperamos en las aulas para navegar entre las claves de la postproducción, ¡no lo dejes escapar!

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Estudiar fotografía