FotografíaMaquillajeEdición y postproducciónVideoEstilismo y modaPeluquería


Workshop Experience logotipo

Ganadores del Goya al mejor diseño de vestuario y por qué

dibujo estilismo

Top 5 ganadores al mejor diseño de vestuario

Como sabéis, el diseño de vestuario es una de las piezas fundamentales en la formación de cualquier estilista profesional que se precie. Por eso, hoy te traemos un repaso por algunos de los diseños de vestuario premiados con un Goya.

Gabriella Pescucci por Ágora (2010)

Ganadora del Oscar por La edad de la inocencia de Martin Scorsesse, Gabriela Pescucci se alzó con “el cabezón” por este film de Amenabar ambientado en la multicultural Alejandría del siglo IV d.C. Ante la falta de testimonios visuales, la diseñadora tomó referencias tan dispares como el yacimiento de egipcio de Al Faym o el mítico vestido Delphos de Mariano Fortuny para vestir a sus personajes.

Juega con los colores y telas para diferenciar los distintos grupos sociales; desde las togas de seda de las altas esferas, a las simples túnicas de lino de los esclavos; pero también para remarcar las emociones. El caso más claro es el de Hipatía, la protagonista encarnada por Raquel Weisz, cuyo vestuario de inspiración grecorromana se va tornando cada vez más oscuro al mismo tiempo que lo hace su estado de ánimo.

Diseño de vestuario de Ágora

Figurines de la película Ágora, por Isabella Pescucci

Tatiana Hernández por Lope (2011)

Con motivo de la fragilidad de las telas con las que se fabricaban los vestidos del siglo XVI, son pocas las prendas que han llegado hasta nuestros días. Y como no podía ser de otra forma, prácticamente todas ellas pertenecieron a las clases más adineradas. Por ello, Tatiana Hernández se sirvió de la pintura y la literatura para crear las piezas asociadas a la servidumbre durante el Siglo de Oro español.

La diseñadora fabricó esta indumentaria de corte renacentista pero reduciendo el número de prendas al mínimo, con el objetivo de garantizar la comodidad de actores y actrices. Este trabajo, en el que se refleja de una forma completamente fiel a la realidad la estructura social de la época, le valió el Goya la mejor diseño de vestuario hace ocho ediciones.

Lope película nominada al Goya por estilismo.

Detalle de vestuario de Lope

Paco Delgado por Blancanieves (2013)

Una Blancanieves folclórica, muda y en blanco y negro; llevada a la Andalucía más profunda de principios del siglo XX, al mundo del cortijo y del toreo. Porque Berger quiso apostar fuerte y ganó, con una versión del cuento muy alejada del clásico de Disney. Como explicaba el propio director, “lo mágico de este film es que tiene el aspecto de los años 20 pero con un lenguaje actual y la tecnología más avanzada”.

Inspirado en la España oculta de Cristina García Rodero, y tomando como referencia obras de Goya o Delacroix, Paco Delgado diseñó el vestuario para una Blancanieves en traje de luces y una malvada madrastra con mantilla entre otros excéntricos personajes. Este trabajo, de una riqueza excepcional, le hizo merecedor de la estatuilla al mejor diseño de vestuario.

Estilismo de Blancanieves.

Escena de Blancanieves

Fernando García por La Isla Mínima (2015)

Fernando García reconoce que le costó mucho arrancar este proyecto, el de una película ambientada en la década de  1980 que tiene como protagonista a la clásica pareja de policías. Para el mayor, tomó como referencia la figura de Adolfo Suárez, para el más joven, se inspiró en el Robert de Niro de Toro Salvaje.

Se trata de un film que se desarrolla en la España rural, y por tanto muchos de sus personajes son agricultores y jornaleros. Para estos casos, viajó al pueblo donde se rodaría con el objetivo de conseguir fotografías de la época. Así fue como ideó un vestuario con cazadoras vaqueras, camisas de manga corta, estampados geométricos, pantalones de pana y jeans rectos donde predominan los tonos tostados.

Estilismo de la Isla Mínima.

Fotograma de La Isla Mínima

Clara Bilbao por Nadie quiere la noche (2016)

Dos personajes de mundos opuestos que se enfrentan a una situación extrema en el Polo Norte de 1908. Este fue el desafío al que se enfrentó Clara Bilbao en su trabajo para el film de Coixet. Por un lado Josephine, una americana refinada y elegante a la par que arrogante; por otro Allaka, una mujer inuit con una cultura ancestral arraigada a la naturaleza.

Para la primera se inspiró en los trajes de Haute Couture de la época, la segunda supuso un reto mayor. Consiguió patrones originales de indumentaria inuit, y aprendió las técnicas con las que estos pueblos del ártico confeccionaban sus prendas. Sustituyó las pieles de animales como el oso polar y la foca por el conejo o el cordero, y los tendones de caribú por hilo dental, fabricando cada una de las piezas a mano con un cuidado y un mimo excepcionales.

Estilismo de nadie quiere la noche.

Figurín y vestuario de Nadie Quiere la Noche

¿Cuál es tu favorito?

Posted in

Deja un comentario