Musicales, la caracterización en estos espectáculos

Conoce cómo se trabaja la caracterización de los personajes en los musicales

Para entrar en materia, vamos a hablar brevemente de la historia de los musicales. Como todos sabemos, se trata de una forma de teatro en la que se combinan los diálogos con el baile y la canción. Pero, ¿cuál es realmente su origen?

El espectáculo “The Black Crook”, representado el 12 de septiembre de 1866 en Nueva York, es considerado el primer musical, ya que surgió de la unión entre una compañía teatral y una de danza. Se dice que el grupo de baile iba actuar en un local que quedó destrozado por un incendio y el productor de la obra teatral les ofreció hacer un show conjunto. Fue tal el éxito, que el musical se consolidó como un estilo diferenciado.

Musicales: primer musical "The black crook"

Años más tarde dio el salto al continente europeo, pero lo cierto es que ya existía el teatro musical en diferentes países. En España por ejemplo, hacía dos siglos que la zarzuela había mezclado la  música con la actuación. Calderón de la Barca fue el primer autor que adoptó este nuevo término y lo hizo en el año 1657 con su obra “El golfo de las sirenas”.

Sea cual sea su origen, la facilidad de comprensión por cualquier persona de cualquier clase social lo hizo accesible a las grandes masas. La adaptación al cine en la década de 1920 le propulsó a la cumbre artística. Películas como El Mago de Oz, Sonrisas y Lágrimas o West Side Story, y posteriormente otras como Dirty Dancing o Mamma Mia, se han convertido en clásicos del cine. Además, prácticamente todos estos films han resultado de espectáculos teatrales o se han adaptado a ellos posteriormente.

Musicales: películas (Moulin Rouge, Cabaret, Grase y Mary Poppins)

Al igual que en el teatro tradicional, en los musicales también es necesario conseguir que los actores sean una representación lo más real posible de los personajes a los que interpretan. El otro día os hablábamos de la caracterización de diferentes personajes de la historia del cine, hoy nos quedamos en terreno de los musicales para contaros los secretos de dos de los más emblemáticos.

Los Miserables

Es importante tener en cuenta que durante las casi tres horas que dura esta adaptación a musical de la famosa novela de Victor Hugo se suceden un total de veinte años. Los cambios de vestuario, maquillaje y peluquería son por tanto mucho más importantes que en cualquier otro musical.

En el backstage de “Los Miserables” podemos encontrar nada menos que quinientos trajes de época diferentes que, unidos a los complementos, suman más de veinte mil piezas que han de estar cuidadosamente colocadas para que los actores puedan cambiarse con la mayor rapidez posible. Hay personajes que tienen que hacerlo hasta en catorce ocasiones a lo largo de la representación. Como todo esta supervisado por la organización de Londres, hasta para cambiar un solo botón habría que obtener el permiso.

El  maquillaje en este caso se basa principalmente en el envejecimiento de la piel y para la peluquería se utilizan setenta y ocho pelucas que cada día se lavan, peinan y secan en un horno. Al ser de pelo natural, requieren los mismos cuidados que el cabello de cualquiera de nosotros.

[slideshow_deploy id=’12904′]

El Rey León

El Rey León es, como su propia directora de caracterización dice, un “espectáculo de maquillaje”. Se utilizan ingentes cantidades de pintura de colores para lograr esa estética tribal que caracteriza a este musical. Michael Ward se encargó de diseñar el maquillaje y la peluquería de cada personaje, y para ello se inspiró en los guerreros masáis africanos.

Inicialmente se tardaba en maquillar a cada actor una media de cincuenta minutos. En la actualidad, gracias a la práctica y a la prueba de diferentes técnicas para ganar rapidez, se ha conseguido bajar a media hora. Los actores que más tiempo permanecen en maquillaje son los que interpretan a Scar, con cuarenta y cinco minutos, y Zazú, con cuarenta. El maquillaje de Scar se basa en los tonos tierra, amarillos y naranjas de la sabana; mientras que el de Zazú difumina los azules y blancos del cielo.

El punto base del maquillaje es el “fradel”. Los maquillajes tribales utilizan pigmentos, arcilla y todo tipo de ingredientes que podemos encontrar en la naturaleza. El “fradel” consigue esa misma textura pastosa tan característica que hace de los maquillajes de este musical una verdadera obra de arte.

[slideshow_deploy id=’12912′]

Si conoces algún detalle que a nosotros se nos ha escapado, ¡tienes que contárnoslo!

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email