Negativo digital

El negativo digital: qué es y cómo revelarlo

Del formato raw al jpg

Todos conocemos los famosos carretes que antaño utilizaban las cámaras analógicas y que necesitaban ser revelados en un cuarto oscuro. Sin embargo, desde aquellos tiempos, la fotografía ha evolucionado mucho y hoy las cámaras más utilizadas carecen de esta tecnología. Sin embargo, los archivos “brutos” de hoy día siguen necesitando un tratamiento previo al retoque similar al antiguo revelado. Este paso es fundamental y todo retocador digital profesional debe dominarlo a la perfección.

Negativo: del analógico al digital

Para entender qué es un negativo digital primero debemos saber qué es el negativo en sí mismo. Técnicamente llamamos negativo a una película emulsionada con una capa sensible a la luz, que al ser expuesta y procesada de una forma correcta reproduce la imagen captada con la cámara.  Seguramente hayas visto alguna vez un negativo, podrás identificarlo fácilmente gracias a una característica: los tonos y colores de la fotografía original se encuentran invertidos. Es decir, las luces aparecen en tonos oscuros mientras que las sombras son las zonas claras de la imagen.

El primer negativo de la historia fue inventado por William Henry Fox Talbot en 1840 y está considerado como el predecesor de la fotografía moderna. Este era el único método capaz de proporcionarnos la imagen final o positivada, hasta que finalmente, con la llegada de la digitalización se pasó a la gran expansión del positivado.

Negativo histórico
El primer negativo de la historia, 1835, por William Henry Fox Talbot
Revelado de negativo
Revelado del negativo de William Henry Fox Talbot

Este proceso comienza con la llegada de las cámaras réflex digitales, también conocidas como DSLR, en las que la película de 35mm, pasa a un segundo plano en la fotografía digital. Esto da lugar a un sensor electrónico con una mayor capacidad de almacenamiento de información de la imagen capturada, la cual obtenemos en el formato raw.

El negativo digital, también conocido como formato raw, es un archivo “en bruto”, es decir, sin procesar. Cuando la cámara captura una imagen en este formato, guarda ajustes como el equilibrio de blancos, el contraste o la saturación como metadatos anexos al archivo, es decir, no integrados en él. Estos metadatos se encuentran anexados al archivo en sí y el archivo ni se procesa ni se comprime por lo que es tremendamente manipulable a posteriori. De hecho, el archivo raw no es una imagen, sino un conjunto de datos, por lo que es necesario proceder a revelar la imagen para obtener la imagen final. Lo que ahora conocemos como el proceso de pasar del formato raw, al jpg. Este

Diferentes formatos y el raw universal

Al tratarse de un formato protegido, cada marca trabaja con su propio software para convertir el archivo raw a otros formatos. Por lo tanto, no todos los archivos sin procesar podrán ser leídos por todos los softwares.

Por ejemplo, Canon utiliza el formato CRW y CR2, mientras que Nikon utiliza el formato NEF (Nikon Electronic Format), por lo que necesitaremos una serie de programas específicos para abrir y tratar dichos archivos. Este hecho no solo ralentizará tu proceso de trabajo, sino que necesitarás de más de un programa para comenzar el trabajo de revelado de raw a jpg.

Para solucionar este problema, se han buscado diferentes soluciones como, por ejemplo, la unificación del formato, que da lugar a lo que conocemos como el formato raw universal o DNG (Digital Negative). Este, desarrollado por el Sistema Adobe, pretende que todos los fabricantes empleen el mismo tipo de archivo para reducir los inconvenientes de utilizar más de un software para el procesado de las imágenes. Actualmente, solo algunas marcas como Leica, Samsung, Ricoh o Pentax han integrado este formato en sus dispositivos.

Este formato está pensado para garantizar a los fotógrafos un fácil acceso a los archivos sin procesar generados por diferentes cámaras digitales. Se caracteriza por su alta compatibilidad a la hora de trabajar con cualquier sistema, lo que genera una garantía de durabilidad de los archivos. Esto es debido a que, si el fabricante de un modelo en concreto deja de fabricarlos, desaparecerá también su modelo de software y podrás perder dichos archivos, ya que los programas dejarían de reconocerlo. En cambio, este modelo universal te asegurará la compatibilidad eterna con el resto de softwares.

Revelado raw en lightroom
Antes y después del revelado Raw en Lightroom. Fotografía de Pepe Huelves.

Proceso de revelado y qué programas utilizar 

Una vez que sabes qué es el formato raw, ha llegado el momento de saber cómo revelarlo. Como hemos comentado anteriormente, cada marca trabaja con su propio software, por lo que lo más recomendable es que realices el revelado desde el propio programa que facilita la marca. No obstante, los programas más utilizados en la actualidad para este propósito como Adobe Camera Raw (integrado en Photoshop)  o Lightroom, que pertenecen al Sistema Adobe, son capaces de leer casi todos los negativos digitales del mercado, por lo que podrás tratarlas sin problemas en estos entornos.

Con estos programas podrás retocar tus fotografías y controlar el procesado de la información almacenada para conseguir resultados con una calidad increíble. Y una vez que finalices tu flujo de trabajo en raw, pasarás a exportar tu fotografía a formato jpg, que será el resultado final de la fotografía.

La importancia de trabajar en Raw

No podemos dejar de señalar, la enorme importancia que tiene hacer fotografías en este formato, sobre todo si eres profesional, ya que aunque partimos de la base de que tiene inconvenientes como su peso y las posibles incompatibilidades con los diferentes softwares, no se puede comparar la cantidad de información que almacena este formato frente a un jpg, además de la libertad creativa que ofrece a la hora de editar la fotografía, ya que no perderás la información original del archivo.

En definitiva, para comprender y manejar todos los aspectos fotográficos, tanto digitales como analógicos, no solo es importante conocer las técnicas de revelado o los mejores formatos, sino su origen y procedencia. Por ello hoy hemos dedicado un artículo a la introducción del negativo desde sus orígenes hasta el positivado digital. Porque para apreciar las herramientas que hoy nos brinda la tecnología debemos saber de dónde procede y cómo hemos llegado hasta ellas, para seguir dándole un buen uso y avanzar en nuestro sector.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Estudiar fotografía