El arte de retocar pieles en fotografía

Mujer con rosa en el pelo

Retoque de pieles paso a paso

Todo retoque comienza con una buena fotografía. Como profesionales, si ponemos atención al realizar nuestras fotografías de retrato para que la luz sea justa, el enfoque exquisito y cada detalle en el encuadre sea idóneo, la edición será más sencilla y agradecida. Teniendo esto en cuenta y aún obteniendo buenos resultados en nuestras sesiones, la edición de pieles será el toque de distinción perfecto.

Para retocar pieles hay que tener en cuenta dos principios básicos. Por una parte, hay que ceñirse al criterio del propio autor-editor de la fotografía, ya que cada profesional tiene su estilo. Y por otra parte, no se deben exceder los límites de lo que que se considera natural. Esto tendrá como resultado percibir un ligero cambio, pero sin poder explicar qué exactamente. La fotografía de retrato es, además, un terreno delicado, ya que tenemos ante nuestro objetivo un rostro que  tendrá que mostrar toda la personalidad  que tiene detrás.

El software ofrecido por Adobe, Photoshop, es una herramienta estupenda para este cometido; y la paciencia será nuestra mejor aliada. Te recomendamos duplicar la capa fondo antes de comenzar a editar, de manera que puedas ir viendo los cambios que realizas y volver atrás en el proceso de edición.

Taller de retrato.

Una buena fotografía facilita la edición de la piel en postproducción

Correcciones

Comenzamos identificando qué imperfecciones o detalles más sobresalientes queremos eliminar y disimular del rostro. Para estos detalles grandes usamos el pincel corrector. Esta herramienta toma una muestra de piel limpia para copiarla y combinarla con la existente. Así, la textura y color es el propio del rostro. Lo ideal es realizarlo con pinceles no muy grandes aunque esto lleve algo más de tiempo. Es una herramienta sencilla y precisa. El tampón de clonar también podrá ser útil en este caso, ya que te ofrecerá otros resultados. No dejes de probar.

Paso Alto Invertido

Lo siguiente será suavizar la piel sin que pierda textura haciendo uso del filtro paso alto de Photoshop. Primero se hace una copia de la capa en la que nos encontremos y la invertimos. Haremos los ajustes en esta capa pero aplicando primero el filtro de paso alto que se encuentra en la dirección Filtros>Otro>Paso alto. Elegimos un radio entre 5-20 píxeles, evitando así un halo demasiado grueso en los contornos del retratado.

A continuación aplicamos la opción fusión de capa luz lineal. En esta capa suavizaremos la piel. Creamos una máscara de capa, pulsando ALT y en el icono de máscara de capa. Habiendo seleccionado esta capa, con el pincel blanco podremos ir suavizando poco a poco las partes que más nos convengan del rostro, para hacer la piel más amable. Es necesario ir probando hasta conseguir el efecto deseado. Esto también suavizará las arrugas de expresión sin hacerlas desaparecer.

Hay que tener en cuenta que bajando el contraste de nuestra imagen a través de la capa de ajuste Curvas, notaremos un resultado más suavizado del conjunto. Para retratos concretos, puede sernos muy útil.

Si las bolsas bajo los ojos tienen demasiada presencia podemos suavizarlas con el tampón de clonar hasta conseguir que la piel sea menos oscura tomando de referencia otras partes más iluminadas aunque cercanas a la zona. Después, usaremos la máscara de capa para borrar el efecto del tampón de clonar sobre las líneas de expresión, de manera que el resultado sea natural.

Fotografía de retrato en Workshop Experience

Blanca Padilla por Miguel Reveriego

Estos son los primeros pasos para retocar las pieles en tus retratos. Como siempre, cada imagen es un mundo, y aunque estos son los pasos habituales, no todas las fotografías necesitarán el mismo retoque, ni todas las pieles precisan el mismo tratamiento.

Practicar y aprender de los mejores es la mejor forma de convertirte en un experto del retoque de pieles.

Posted in

Deja un comentario