El trípode: tipos y elementos que lo componen

Una buena fotografía requiere el trípode perfecto para el disparo.

Para realizar una buena fotografía son muchos los elementos que entran en juego. Aquí te dejamos algunos de los que hemos comentado anteriormente respecto a la fotografía con trípode. Puede que el más importante, y el que puede suponer la diferencia entre una instantánea bien hecha y un desastre, es el trípode. Es el elemento que nos va a dar estabilidad a la hora de disparar nuestra cámara. También nos permitirá tomar imágenes con una velocidad de obturación baja, permitiendo así que entre más luz a la cámara. De esta manera podremos prolongar el tiempo de exposición. En caso de querer hacer un vídeo impedimos que se mueva demasiado, minimizando al máximo la vibración de la imagen. El trípode es fundamental, por ejemplo, para sacar buenas fotografías de noche (a las estrellas, auroras boreales, etc).

Lo que debemos saber sobre el trípode es que se compone de varias piezas fundamentales:

La rótula o cabeza

Es la parte más fundamental del trípode y lo que nos permite moverla, girarla a nuestro antojo y que no tengamos que mover toda la estructura si queremos cambiar la posición de la cámara. Hay varios tipos:

La rótula de tres ejes, por ejemplo, es en la que se mueve la cámara de forma horizontal y vertical. Se utiliza, principalmente en fotografía de paisajes y elementos que no estén en movimiento. La rótula de balancín o bola, por el contrario, se usa con teleobjetivos pesados pero se centra en objetos en movimiento. La rótula de cremallera suele usarse para los teleobjetivos, pero es bastante pesada. Finalmente, la rótula de joystick suele instalarse sobre monopies y son muy parecidos a las de bola. Se usa sobre todo para colocarlo en el trípode de fotografía deportiva.

El trípode rotulo
Manfrotto

Las patas

La parte que da nombre al trípode (tres pies). Sirven para dar estabilidad y mantener la cámara en pie sin necesidad de sujetarla. Sobre ella se apoya todo el peso y, normalmente, el tamaño se puede regular a una posición más elevada o más baja. Cuando se va a usar para una cámara de vídeo (suelen ser más grandes y pesadas) estas patas se ven reforzadas. Normalmente son tres las que componen el trípode pero también encontramos el monopie. Este sirve para dar estabilidad a la cámara de la misma forma, pero solo tiene una pata.

El trípode con patas
Manfrotto

La zapata

Es lo que impide que la cámara se caiga, pues es lo que se engancha a la misma para sujetarla. Puede enroscarse directamente o tener una pestaña que abre o cierra la sujeción. Normalmente esta segunda opción suele ser la más sencilla (simplemente basta con abrir o cerrar la zapata) pero también es muy fácil que se rompa. Hay que tener cuidado al manipularla.

La zapata de trípode
Manfrotto

En cuanto al material del que están hechos hay también variaciones. Pueden estar hechos de aluminio, que son algo pesados pero dan mucha estabilidad. Sin embargo, si tienes que andar cargando con ellos pueden llegar a ser una lata. Una ventaja que tienen estos trípodes es que suelen ser más baratos que  los trípodes de carbono. Estos últimos son mucho menos pesados, pero cuestan más dinero.  Por último tenemos los mini trípodes, que se utilizan ahora mucho para cámaras de pequeño tamaño como una GoPro o  una cámara compacta. Dentro de este tipo tenemos los trípodes no rígidos como el de araña o gorila, cuyas patas se pueden regular a voluntad y se pueden colocar casi en cualquier lugar.

Cada trípode es un mundo y para cada tipo de fotografía es necesario saber de qué material dispones. Siempre es fundamental conocer a fondo cada parte de tu material. Para ello no hay nada mejor que la práctica y la formación en el campo de la fotografía. Si quieres informarte sobres nuestra formación académica no dudes en visitar nuestra página.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email