Arantza Argüello

Entrevista a Arantza Argüello

ARANTZA ARGÜELLO: ESTILISTA PROFESIONAL Y PROFESORA DE WORKSHOP EXPERIENCE

La profesión de estilista se encuentra en auge y es indiscutible su crecimiento en nuestros días. Diferentes sectores, tanto artísticos, como creativos, reclaman cada vez más esta figura en sus departamentos para dar respuesta a una necesidad creciente de apoyo en lo visual y para aportar una nueva visión que complemente cada trabajo. En especial, las industrias del cine y la televisión han visto crecer de manera exponencial esta figura con el crecimiento de la producción digital.

Desde Workshop Experience queremos compartir contigo en exclusiva la entrevista que hemos realizado a Arantza Argüello, estilista profesional y docente de nuestro Curso de Dirección Creativa y Estilismo.

En este contexto descrito, es de agradecer poder contar con las palabras de una profesional como Arantza, que te hará ver la profesión con mayor interés y detalle. Del mismo modo, es una ocasión excelente para beber de la pasión por el trabajo que ella desempeña. Como ella misma afirma, si quieres ser estilista, puedes conseguirlo.

Esto que sigue es lo que nos ha contado. No tiene desperdicio.

Arantza Argüello, estilista profesional
Aratnza Argüello
¿Quién es Arantza Argüello?

Arantza es una mujer de 41 años, feminista, estilista y que hace muchas cosas, muy inquieta y curiosa. Arantza es hija, es tía, y mucho más, pero sobre todo tiene mucho sentido del humor. Es un poco payasa.

El profesional… ¿nace o se hace?

Yo creo que el profesional nace, muchas veces con una vocación; primero la descubre o la vocación le encuentra a él; y después se hace, es decir, trabaja y se construye; con talento, pero también con mucho esfuerzo constante y mucha formación.

Evaluando pros y contras de este trabajo…¿Compensa?

Sí, definitivamente. En mi caso, mi trabajo es una de mis grandes pasiones. Hay malos tragos a veces, como en cualquier trabajo, pero a mí me compensa porque me permite expresarme. Permite que desarrolle mi parte curiosa, que tiene constantemente ganas de hacer, de aprender, de probar… Compensa, compensa mucho.

Eres una profesional muy polivalente dentro del estilismo, sabes prácticamente de todo, visual merchandising, bodegón, publicidad… ¿Qué te ha llevado a prepararte en tantas disciplinas?

Como decía, una de mis características personales es mi curiosidad. Creo que es algo muy importante, porque siendo curiosa de repente necesitas formarte en muchos ámbitos para hacer un trabajo redondo, porque normalmente no te resulta suficiente solo con una parte porque te apetece hacer trabajos globales, en conjunto, más redonditos.

A partir de ahí, empiezas a investigar y te das cuenta de que realmente todo está relacionado; creatividad y venta. Ya sea un producto, un concepto… Esto hace que necesites una formación 360º, mucho bagaje cultural y una investigación constante, y más tarde aplicar todos esos conocimientos a tu trabajo. Y esto es lo que a mí me hace ser polivalente y saciar mi curiosidad.

Además, ser polivalente parte de querer ser una profesional mucho más capaz; que me puedan llamar para proyectos tan diferentes me parece una maravilla. De repente paso de hacer un trabajo para una revista, a hacer uno para un producto en grandes almacenes, publicidad… todo eso da mucha satisfacción y hace que estés constantemente buscando nuevas cosas y nutriéndote de todo.

Estilismo de Arantza Argüello para Conde Nast Traveller
 ¿Qué requisitos necesitas para sobrevivir en este gremio?

Yo creo que actualmente se necesita mucha capacidad de adaptación, porque todo va muy rápido; desde que apareció internet, las redes sociales y una nueva forma de comunicación todo está en constante cambio. Además, por supuesto, hay que tener mucha capacidad de trabajo, de organización y una visión propia que sepas adaptar a lo que el cliente busca.

¿Alguna asignatura pendiente?

La asignatura pendiente para mí es seguir haciendo trabajos que me entusiasmen, que me permitan expresarme y crear, que me permitan tener la creatividad a flor de piel; seguir formándome, seguir investigando y encontrar nuevos canales y formas de manifestarme. Pero la verdad es que he ido cumpliendo mis objetivos, por lo que no tengo asignaturas pendientes. Lo que sí tengo siempre en mente es vivir haciendo lo que me gusta, realizar trabajos que me entusiasmen y que me sigan aportando como persona y como profesional.

¿Qué es incompatible con ser estilista?

Es inviable, sobre todo, hacer planes a largo plazo. He aprendido a improvisar sobre la marcha. Porque tienes unas vacaciones programadas y de repente te ofrecen un trabajo que te encanta y no puedes rechazarlo. He aprendido a vivir al día. Estoy llevando mi capacidad de improvisación al límite.

Estilismo de moda por Arantza Argüello
Estilismo de moda para Guía Gastronómica Traveler, 2018
¿Qué importancia crees que tiene la educación para un estilista profesional?

Yo creo que, además de tener conocimientos teóricos, que hay que tenerlos, la gente que quiere dedicarse al estilismo y hacer un Curso de Estilismo Profesional debe tener claro que tiene que enamorarse de la profesión de estilista. Debe ser como un flechazo. Tiene que gustarle mucho la moda, el arte, el estar constantemente buscando y nutriéndose. Creo que transmitir esto es muy complicado, pero también muy necesario.

La parte teórica puede estudiarse, pero tener pasión y estar constantemente  intentando mejorar como profesional, no. Los alumnos deben tener la motivación necesaria para poder trabajar de esto, ya que es un ámbito muy cambiante en el que el profesional tiene que estar siempre alimentándose para no quedarse obsoleto. También creo que es muy importante contagiar el entusiasmo por la profesión y esto se hace con valores y actitud positiva; incidiendo siempre en la importancia del bagaje cultural y estar todo el rato formándose. Es un objetivo brutal.

¿Qué esperas de tu paso por Workshop Experience como docente?

Espero poder contagiar a los alumnos ese entusiasmo por la profesión y que una vez que hayan pasado por mis clases, por la escuela, sean capaces de ver el estilismo desde un punto de vista mucho más global, completo y complejo; porque es todo un trabajo, no solo consiste en ir a un desfile, sentarte y verlo. Hay que entender todo lo que hay detrás, todo lo que mueve la figura del estilista en ámbitos complementarios y, a veces, radicalmente distintos.

Si los alumnos son capaces de entender todo esto, que es una profesión con muchísimas opciones, mi objetivo como profesora estaría más que cumplido, porque es algo que en otras escuelas no se consigue.

¿Porque dar clases en Workshop Experience y no en otra escuela?

Porque es un proyecto joven que me gusta mucho. Me gusta cómo está enfocado, sus profesionales, y que ellos valoren que todos los que impartimos clase estemos trabajando, en activo en el mercado laboral, y al pie del cañón.

No estamos hablando desde una tarima contando batallas del pasado, contamos a los alumnos lo qué está pasando a día de hoy, cómo y por qué algunas cosas se hacen de una forma o de otra. Creo que todo esto es impagable y que Workshop Experience lo ofrece a sus alumnos. Es un proyecto sumamente bonito; ya me habría gustado a mi tener una escuela así cuando estudié estilismo. Me parece una experiencia maravillosa para los alumnos.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Estudiar fotografía